El Oboe y Pablo Motos

 

 


 

El oboe es noticia. Los comentarios vertidos sobre este instrumento musical en el programa El Hormiguero, dirigido por el famoso y exitoso periodista Pablo Motos, han suscitado diferentes reacciones. En primer lugar, la indignación del ramo, ya que todos los que tocamos el oboe nos hemos sentido aludidos, en cierta manera, y algunos ofendidos (no es mi caso). En las redes sociales, se han iniciado campañas para mostrar esta indignación, dar a conocer a nuestro insigne instrumento y dejar en evidencia la ignorancia del periodista y de sus colaboradores que, en honor a la verdad, la demostraron.

De los pocos segundos que duró la referencia, hay algunos aspectos que nos gustaría comentar. La vivencia de Pablo Motos fue durante mucho tiempo una manera de proceder en las sociedades musicales valencianas para repartir los instrumentos entre los educandos de las escuelas de música. Imagino que la historia que cuenta Pablo Motos acaecería en Requena, su pueblo natal, donde disfrutan de una agrupación centenaria de indudable valor artístico y social, la Sociedad Musical Santa Cecilia de Requena

Por lo que he podido averiguar, el profesor D. Daniel, que el periodista nombra, es un personaje real, nada más y nada menos que D. Daniel Martínez Marín, director de la Sociedad Musical Santa Cecilia de Requena entre 1977 y 1989, un maestro muy querido y de gran calidad humana y profesional. Y así sería, D. Daniel, al igual que la mayoría de los maestros de nuestras bandas, adjudicaba los instrumentos disponibles (y de manera gratuita) en función de las necesidades de la agrupación y no solo de las preferencias de los educandos. ¡Faltaría más, el interés colectivo por encima del interés individual! Una manera de proceder muy habitual. Otra versión era aquello de “tú a la trompeta, que tienes los labios adecuados para ello…” A mí me parece una anécdota muy entrañable. Si Pablo Motos quería el clarinete, se lo hubiera podido comprar él mismo. Si la sociedad musical le iba a prestar un instrumento gratuitamente, se debería conformar con lo que hubiera disponible y acoplarse a las necesidades del colectivo. Por lo tanto, que sean mis primeras palabras para defender a las sociedades musicales valencianas y poner en valor sus increíbles y más que centenarias aportaciones a la cultura musical en este país. 

A mí me pasó lo contrario, yo quería el oboe y el maestro insistía en el clarinete. Me dijeron que, si quería el oboe, debería esperar un tiempo porque estaba comprometido en la banda de Utiel y tardaría unos meses. Y esperé. A lo mejor el oboe que Pablo Motos no quiso es el que me dieron a mí. Al fin y al cabo, Utiel y Requena no están demasiado lejos y los dos somos casi de la misma edad.

Pablo Motos no puede saber de todo, desde luego poco sobre el oboe. Y como él, muchas personas en nuestro país. Aprovechemos para pedirle, y así le damos la oportunidad de resarcirse ante los miles de oboístas españoles, que invite a un famoso/a oboísta. Por ejemplo, algún solista de la Orquesta Nacional de España o agrupación profesional similar y le dé la oportunidad de tocar el oboe en directo. Sería un gesto por su parte de grandeza y serviría para que nos reconciliáramos con él y con el El Hormiguero y “pelillos a la mar”. Comprobaría in situ que el oboe hace algo más que un simple “tiiiiiiiiiiiiiiiii” en una “canción”.

No va de broma. Pidamos todos a Pablo Motos que nos ayude a conocer mejor el instrumento. Ánimo, Pablo, ¡haznos ese favor! Un poco nos lo debes y sería un detalle muy bonito por tu parte.

Contengámonos los oboístas y demostremos nuestro sentido del humor. Tampoco es para tanto. ¡Pobres violistas si tuvieran que hacer caso a los hirientes chistes que sobre ellos vertimos el resto de la profesión! O también los buenos de los saxofonistas que aguantan muchas veces las bromas sobre el empleo de su instrumento en la música ligera y en las carpas de los circos. ¡Si somos nosotros los que más nos burlamos de nosotros mismos! Pero ahora ha sido diferente, lo ha hecho otro, un periodista famoso, en un programa de gran audiencia y nuestro honor ha sido mancillado. Ya lo decía mi abuela: “De los míos yo hablar pero nada escuchar”

 La gran ignorancia del periodista ha sido la evidencia, pero insisto, es un programa de humor, donde por cierto se suele verter ironía sobre casi todo. Demostremos los oboístas que sabemos encajar esto con deportividad e intentemos aprovechar la situación y darle la vuelta.

Decía el colaborador del programa: “Yo no conozco a ningún famoso que se haya hecho famoso por tocar el oboe”. Tiene razón, los famosos que van a los reality shows y programas similares no suelen tocar el oboe, que exige largas horas de estudio, disciplina y preparación. Evidentemente, es otra manera de enfocar la vida, otros valores, donde la cultura artística es la protagonista. Y todo mi respeto a aquellos que van a hacerse famosos a la televisión, que cada uno haga lo que le dé la gana con su vida. Lecciones de moralidad, las justas. Desde luego, muchos en este país no tenemos como misión hacernos “famosos” sino al contrario, dar significado a nuestras vidas mediante la cultura y el arte. Y no creo que estemos tan equivocados. O puede que sí, ¡quién sabe!

En definitiva, recordemos aquello de “mejor que hablen de uno aunque sea para mal”. Aprovechemos la oportunidad para dar a conocer nuestro instrumento, demostremos sentido del humor y, al mismo tiempo, reivindiquemos siempre la cultura y el arte musical y, ¡cómo no!, a entidades muy respetables como la Sociedad Musical Santa Cecilia de Requena y a personas ilustres como D. Daniel Martínez Marín. No me cabe duda que hemos perdido a un gran oboísta, Pablo Motos es una profesional creativo e inteligente y hubiese demostrado estas mismas dotes con el oboe. ¡Lástima¡

Y poco más.

Manuel Tomás Ludeña

25 comentarios de “El Oboe y Pablo Motos

  1. Fernando Montero Castellano dice:

    Tienes razón al citar esos comentarios jocosos que solemos hacer entre músicos, criticando con ironía el sonido de cualquier instrumento e incluso analizamos con buen rollo el futuro de ciertos instrumentos. Yo no vi el programa y no se con que intención hizo semejante crítica, pero son muchos los profanos que opinan como técnicos ,cosa que creo que se repite en muchos jóvenes que han querido ser músicos que son los más críticos del funcionamiento de la banda a la cual quería pertenecer, quizá para ocultar su parte de culpa al no poder conseguir su propósito de ser músico. Es un arcaísmo que se suele repetir entre jóvenes que quisieron ser músicos.
    Manolo, tu actitud ante el comentario de Pablo Motos rebela tu conocimiento de lo cuestionado que está entre la sociedad el mundo de las bandas.
    No vi el programa, pero si Pablo Motos pecó de ignorancia o despecho, bueno sería rogarle, que rogarle, exigirle que resarciese a un imstrumento y a unos instrumentistas a los que muchos aplaudimos incluso envidiamos por su buen hacer y sonar.
    La enhorabuena Manolo por el artículo y por la propuesta. A ver si cualquier día Pablo oyendo a un gran oboista se da cuenta de su ignorancia o de su animadversión. Yo de antemano, conociendo el como juzga la sociedad a las bandas y a los músicos no me doy por enterado.

    • Manuel Tomás dice:

      Gracias Jefa, tu comentario me llena de orgullo. Una buena embajadora del oboe ante Pablo Motos podrías ser¡¡¡¡¡¡

  2. David Fons dice:

    Muy acertadas palabras Manuel.
    Esto debería ser una oportunidad para hacer más visibles nuestro trabajo. Desde hace más de una decada se dice que si no estas en internet no existes, y es verdad, y lo mismo se decía hace 25 años con la televisión, acordarse de: Fulanito ha salido en la tele, o de hemos salido en la tele.
    Si conseguias diez segundos en television ya eras imporatnte, te paraban por la calle para decirte que te habian visto o que habian visto a alguien en television.
    Pues sobre la television parece que no hemos aprendido, seguimos sin publicidad, de conciertos, de la necesidad de la cultura en la sociedad, de lo importante que es la música para el ser humano, etc…
    Ojalá la metedura de pata de Motos sea una oportunidad y la sepamos canalizar

    • Enrique Martin dice:

      Motos mete la pata a diario, sea con los músicos o los virólogos su falta de escrúpulos es pandémica…..

  3. Jose F Diago Perez dice:

    Bravo Manuel. Yo niego la mayor y opino que la polémica beneficia al oboe, por extensión al músico. ¿Cuántas consultas : Qué es un oboe ,han habido? Miles… Todos cantan: La mañana de Peer Gynt, The oboe’ s Gabriel (La Misión). Imaginas que va al Hormiguero , Robert Silla , oboe-O.N.E. y le toca todos los piiiis que hizo en el Concert Oboe&Wind Band ( de Martínez Gallego) en el Palau-Vcia, 2/6/19 con su banda de Picassent. Animo🎵👏🎼

  4. Eva Pacheco Arévalo dice:

    Muy elegante respuesta a las impertinencias de un periodista que a mi modo de ver se dedica a lo más básico del oficio…. Si vamos a tolerar bromas, que al menos provengan de un músico y no de un absoluto ignorante… Lo siento…

  5. Iñaki dice:

    Joder, todo este jaleo por un comentario u opinión personal, acertada o no (otras veces se les llena la boca a algunos de libertad de expresión), con la que está cayendo. No lo entiendo, lo siento.

    • Manuel Tomás dice:

      Hola Iñaki, gracias por el comentario, estoy contigo que no hay que dramatizar, se debe aceptar con deportividad, pero como oboista si que me gustaría que se conociera mejor nuestro instrumento y la labor de las sociedades musicales. Para mi no deja de ser una anécdota como otras tantas…

    • Tuitomigue dice:

      “Con la que está cayendo” es algo que se puede esgrimir para intentar restar importancia a una crítica o una réplica a esta.

      Si no hay una pandemia, puede ser una epidemia, un accidente de avión, una catástrofe natural, una repetición de elecciones, la tramitación de una ley controvertida, una crisis económica, o que alguien que hace gala de su falta de cultura y mesura cada día haga chistes sobre los músicos o los científicos.

  6. Miguel Ángel Orero dice:

    Pues yo fui uno de los que escribió en las redes una descripción escueta del hecho, aludiendo a que cuando una persona habla desde su ignorancia queda a expensas de sus palabras, haciendo que estas lo definan y cobren un significado que no es el esperado por el locutor. Así pues hablan más esas palabras de aquello para lo que nacieron entre sus labios.
    Una lástima que intentando hacer un comentario “gracioso” (según él) llegue a hacer tan poca gracia e incluso malestar en el sector musical.
    Me sumo a tu propuesta.

  7. Marivi dice:

    Pero qué dijo?? No lo vi…
    Yo quería la flauta y el presidente de mi banda me dijo que el oboe era practicamente igual y como me moría por entrar a la banda acepté el oboe (la otra opción era un saxo tenor que no podía sostener porque tenía 11 años y unas manos diminutas).

  8. Carmelo Romaguera dice:

    Jo si vaig veure el programa i escoltat el comentari. Com el que va fer sobre si seria veí d’un trompetista…, i encara que estic d’acord amb el que exposes, vaig twitejar amb el hastag del programa afegint un video de Lluis Gonzàlez al balcó de sa casa, diguent que m’agradaria tindre-lo de veí. A més, quan esta setmana a dut a Ainhoa Arteta i David Bisbal, recolzant als músics i treballadors de la industria musical en general, també li ho he agrait. Però deuria pensar els seus comentaris ja que té un alcanç enorme que de vegades no mesura.

  9. Juan Adalid Illueca dice:

    Pablo Motos por fin enseña la patita, y muestra lo que quiere ser de mayor, un predicador televisivo de extrema derecha “simpática” rodeado de corifeos que le rien las gracias.
    En cuanto al oboe me remito al final de aquel verso de Machado.
    … envuelto en tus andrajos desprecias cuanto ignoras.

  10. Daniel Guerola dice:

    Muy buena aportación! He de decir que aún no siendo el instrumento que toco me enamoré de él desde el primer momento en que supe distinguir su sonido (en el dúo de la pasión según San Mateo de Bach “so ist mein Jesus nun gefangen”). Me parecen muy sabias tus palabras y desde luego que el Hormiguero podría aprovechar para invitar a algún oboísta… (yo ese día vería el programa y no creo que bajasen audiencia…)

  11. Antonio García Herrera dice:

    Soy un enamorado admirador del Oboe. Desde pequeño me ha encantado su voz, su dulce y romántico sonido, el empaste que agrega al conjunto orquestal y no digamos nada cuando forma parte de un grupo de cámara, de un cuarteto, de un octeto… No he visto el programa de Pablo Motos, no sé lo que ha dicho ese señor, ni me interesa, pero no estaría mal aprovechar esta movida para reivindicar tan bello instrumento y las agrupaciones musicales: impagable manifestación de la cultura libre, generosa, vital y endémica de la gran mayoría de las regiones de España.

  12. Nekane Muñoz dice:

    Creéis que Pablo Motos es periodista,yo creo que está en ese programa,por lo avariciosos prepotente que es,yo veo el programa por la gente k lleva de invitados,si por el sería,no me gusta nada…..protagonismo en todos los programas….

  13. Nekane Muñoz dice:

    Creéis de verdad que Pablo Motos,es periodista,pues yo creo k está ahí por su superioridad de mando y por lo protagonista k es .El siempre el primero en todo…le tenían que despedir por lo de Simón el Oboe etc.mete mucho la pata.

  14. Maria dice:

    Genial Manuel Tomás, no se puede decir mejor ni ser más elegante, ante un comentario tan desafortunado, por no llamarlo otra cosa, del señor Palo Motos…

  15. Enrique Martin dice:

    Motos, con humor o sin él, es especialista en desacreditar y criticar todo lo que toca, oboes o covib-19, y en estado de pandemia demuestra su falta de escrupulos y su nula calidad humana y profesional. Queda dicho¡¡¡¡

  16. Miguel Morellá Asins dice:

    Hola Manolo, no veo el programa, pero por lo que cuentas, creo que a Pablo le tendríamos que hacer una clase de CAÑÁS. 😁😁😁

  17. JUAN ANTOTONIO GAMÓN dice:

    Yo si que vi el momento del “oboegate” en el programa y la verdad es que me encendí…pero después entendí que debia comportarme como lo que soy, un DOCENTE que entiende que la necesidad de APRENDER del alumno es a menudo ignorada por el mismo. Y los comentarios sobre el oboe que Pablo Motos vertió en su programa no hacen sino reafirmarme en la necesidad de ENSEÑAR y dar nuevas destrezas y contenidos a todos aquellos que, por falta de tiempo, ganas u otros motivos, no han tenido la oportunidad de acercarse a nuestro MARAVILLOSO INSTRUMENTO más que “de oidas” o por lo que se ha dicho de él en EL HORMIGUERO.

    Por eso le escribí este comentario en su Faccebook el pasado sábado, acompañado de algunos videos tocando el oboe con compañeros y amigos durante el confinamiento:

    “Hola Pablo Motos. Soy MÚSICO, de VALENCIA y toco el OBOE.
    Yo si que continué tocando, desde los 9, como tú,
    pero no me rajé y he hecho de mi instrumento,
    el OBOE, mi medio de vida. Yo no empecé la carrera
    de PERIODISMO, ni ganas, pero respeto muchísimo
    la labor de estos profesionales, cosa que tú no
    has hecho con los numerosos PROFESIONALES que
    nos dedicamos al OBOE. Una rectificación tuya
    y de tu EQUIPO de contertulios demostraría
    la gran VALÍA que seguro tienes como PERSONA
    y por supuesto como GRAN PROFESIONAL DE LA
    COMUNICACIÓN. Espero y me consta que, por
    diferentes medios te haya llegado nuestro gran
    malestar por la sarta de tópicos y ridiculeces
    que se proclamaron en apenas un minuto de tu
    ESTUPENDO programa. Un saludo sincero.
    JUAN ANTONIO GAMÓN (OBOISTA)”

  18. Angel Rodríguez Ruiz dice:

    El Marisabidillo del sr Motos ha hecho gala de su incultura musical además de su falta de ética profesional y prepotencia informativa, esta tardando en darse una vuelta por cualquier conservatorio profesional o superior de música y enterarse del esfuerzo y sacrificio que supone para los alumnos hacer sonar este delicado instrumento además de enterarse de las obras que se han escrito para él, después estaría bien que pidiese disculpas públicamente y pusiera en valor el trabajo que tantos buenos profesionales que ha dedicado y dedican su vida a interpretar tantas y tantas obras escritas para el inconfundible sonido del oboe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *